El cinisme de l’assetjador

Laia (assetjadora): “No ets conscient que els teus actes poden fer mal”. Si el curtmetratge ‘Judit’ anava bé fins aquí, aquesta frase, al meu entendre, perd molta força i legitimitat. És molt lloable el treball del Marc Vadillo, que amb 17 anys ha fet reflexionar a molta gent amb aquest treball notable sobre el necessari debat que s’ha de mantenir viu al voltant del persistent problema de l’assetjament escolar.

Però menystenir la crueltat i el sadisme dels adolescents és molt ingenu. En un altre moment del curt, es diu dues vegades que “la naturalesa de l’home és la bondat”. Es passa per alt el motiu més important que té l’assetjador. Diuen els mitjans que el treball ha estat basat en consultes a psicòlegs, una dada que encara em deixa més atònit. El que busca qualsevol assetjador és fer mal, comprobar que es fa aquest mal i buscar reconeixement amb aquest mal.

Sigue leyendo

¿Misión de paz?

dvd-la-verdad-oculta-rachel-weisz-y-monica-bellucciLas estructuras jerarquizadas favorecen el encubrimiento. Se ha visto con la pederastia en la Iglesia, con los abusos policiales y, como refleja esta película, con los militares. ¿De qué sirve la ONU? Si ya pensabas que de poco, después de leer esto o ver la peli, aún lo verás más claro. El caso que plantea ‘La verdad oculta’, protagonizada por la siempre creíble y fantástica Rachel Weisz, descubre cómo los cascos azules en “misión de paz” en Bosnia, dedicaban parte de su tiempo a la actividad más horripilante, denigrante i horrible: la trata de blancas, la prostitución forzada de chicas traídas del este mediante mafias y prostituidas y torturadas en bares controlados por ellos mismos y policías locales.

Cuesta pensar más atrocidades cometibles bajo el paraguas de la inmunidad que gozan los soldados de la ONU. Extorsión, trata de blancas, tortura, asesinatos, secuestros, encubrimiento, engaño. Y ante toda esta red putrefacta, una sola persona, la agente de la ONU que encarna Weisz. La única persona que descubre el entramado y decide denunciarlo. Sin contar el resto de la película, simplemente esta reflexión. Habría que presionar a los gobiernos para que la ONU dejara de tener inmunidad, forzar más transparencia en este tipo de cuerpos en que se abusa del poder y cuesta tanto tiempo destapar los delitos que encubren. La ONU se ha convertido en un cuerpo inútil, corrupto, caro que sólo sirve a los intereses de Estados Unidos y ciertas empresas de armamento.

El paraíso te espera

cartell2¿No lo oyes? Sí, tú, alguien te llama. ¿Quieres ser alguien? ¿Buscas reconocimiento? ¿La gloria? Sí, alguien de verdad fuerte y poderoso se ha fijado en ti y esto te desarma, porque te sientes poca cosa. Si te dice “ven”, irás a ciegas a hacer lo que te diga.

Promesas, muchas promesas y nada que perder. Su música, su rebeldía, ser “malos” y tener todo el poder para romper con lo establecido. Porque tenéis muchas razones para girar el tablero a los que mandan.

Obedecer para un fin superior, para la misión final y el paraíso como recomensa. Tu nombre, escrito en grandes letras de oro en el paseo de la fama del Califato.

Probablemente algunos de estos pensamientos, anhelos y circunstancias rodean y subyugan a los futuros kamicazes que aspiran a inmolarse en sus ciudades europeas de origen, previo adiestramiento en Siria, Iraq o “estudio” a distancia con la UNED o UOC del sector: youtube, facebook y otros manuales del ISIS.

Regresamos ahora aquí, en Barcelona. ¿Qué pasaría si durante esta Semana Santa sometiéramos a nuestros adolescentes a llamadas y propuestas exactamente iguales pero opuestas en su finalidad? Sigue leyendo

El deshielo del miedo (‘El puente de los espías’)

El-puente-de-los-espías

(cuidado, contiene spoilers)

Sorprende que bajo la olla de presión de la guerra fría entre Occidente y Oriente emergieran figuras (a ambos bandos) de la contumaz integridad del abogado estadounidense Donovan (interpretado por Tom Hanks en la película de Spielberg) o del coronel ruso Petrov (al que Hollywood ha ignorado). Frente al odio y miedo que podrían haber iniciado una tercera guerra mundial, triunfaron personas con un sentido del deber, una firmeza y heroicidad fuera del común.

No abunda la gente de bien que es capaz de arriesgar su vida y su trayectoria (estamos hablando de un importante abogado y de un coronel), teniendo mucho que perder, defendiendo hasta el final sus ideales sin ingenuidad, con inteligencia, fina estrategia y sin caer en el miedo y sin ceder a la presión ni al chantaje. Sin duda, muy recomendable en estos tiempos en que el diálogo escasea y los estadistas también. Es un faro de esperanza en la humanidad y en la confianza en la persona corriente que puede cambiar las cosas sin más poder que sus valores y cualidades nada comunes.

Parece que cuando el miedo se acrecienta (la URRS de la Guerra Fría realmente daba mucho “yuyu”) los actos de humanidad escaseen. Este fin de semana, imagino que como muchos espectadores viendo esta película, me removí de mi silla ante tantas decisiones que alejaban a nuestro héroe de su zona de confort, lo exponían demasiado (a veces innecesariamente) hasta perder la salud y arriesgar su vida, su trabajo y el siempre fino hilo, escenificado por un puente, de la relación URSS- USA. Y me removí porque no es fácil digerir tanta integridad y humanidad reunidas en una sola persona ante la mediocridad imperante de nuestras vidas y de las que tienen el poder actualmente y permiten guerras como la de Siria por sucios intereses petrolíferos.

Uno se estremece de emoción ante la escena final, fantásticamente rodada, en la que se resuelven todas las tramas abiertas. El puente Glienicke de Berlín no sólo separa físicamente dos formas de ver el mundo, dos bandos enemigos, dos rehenes (Powers y Abel). También sostiene la esperanza en la humanidad, personificada en el abogado Donovan, que con sus decisiones sostiene que se puede hacer “algo más allá” de la misión que tiene encomendada.

Primero, aceptando defender a un espía ruso. Algo visto como alta traición desde la conservadora visión de la comunidad americana. Luego, consiguiendo conmutar una pena de muerte por una pena de 30 años a su defendido (Abel) con la argucia que EEUU podría necesitarlo si un espía americano caía preso en la URSS. Después, aceptando ir a negociar el intercambio, cuando se dio la circunstancia y en las peores condiciones posibles: sin la protección del gobierno ni de la CIA, prácticamente empujado a los pies de los caballos de la fría y ruinosa RDA. Y finalmente haciendo un 2 x 1 en lugar de un “sencillo” intercambio de espías, salvando además a otro estudiante americano falsamente acusado de espionaje.

El guión y la dirección resuelven brillantemente la compleja trama en una escena llena de suspense, firmeza y emoción contenida donde todas las partes juegan sus bazas. La CIA quiere recuperar a Powers a cambio de ceder a Abel, exactamente como la URSS. Donovan va más allá y pretende bloquear este paso hasta que la RDA no ceda también al estudiante Frederick Pryor a los Estados Unidos. El acuerdo verbal estaba confirmado pero la RDA había indicado que liberaría su rehén en otro paso fronterizo de Berlín distinto del puente donde se realizaría el intercambio.

Madrugada de duro invierno en Berlín, nieve, niebla. Francotiradores en ambos lados del puente, barreras de trincheras como decoración. Y a cada lado dos hombres ansiando regresar a sus países. Finalmente la RDA deja de especular y libera al estudiante cuando los rusos ya amenazan deshacer el intercambio ante la tozuda resistencia de Donovan (con la flemática complicidad del rehén Abel, su defendido).

El broche de oro de esa icónica escena la pone el personaje de Hanks, permaneciendo inmóvil en el puente mientras las dos partes se retiran satisfechas, asegurándose que su defendido Abel es tratado correctamente en manos rusas.

La Fábula de Amélie y cómo amar y dejarse ayudar sin morir en el intento

amelie renoirAmélie, la joya de Jean Pierre Jeunet (director) y Yann Tiersen (música), inmensos los dos, es un estímulo para todos los sentidos. Se trata de una pieza singular que hilvana una historia alrededor de personajes también especiales y particulares. Cada personalidad se define perfectamente en base a la respuesta a las preguntas de: qué le gusta, qué le molesta, qué manías tiene y qué ocupa su corazón. La fragilidad los caracteriza. De hecho, uno de ellos es conocido precisamente como ‘el hombre de cristal’, por la fragilidad de sus huesos. La propia Amélie o el resto de personajes corales podría decirse que tienen una fragilidad social. El ayudante de verdulero es humillado constantemente. Alguna de sus compañeras del bar de Montmartre donde trabaja y algunos clientes se sienten fracasados o les falta confianza en sí mismos.

Amélie es un corazón voluntarioso que se encarga de reforzar las carencias de las personas que la rodean y así el verdulero pasa a encargado, logra emparejar a un cliente con una compañera del bar, alegrar a un ciego, animar a viajar a su padre y hasta ayudarse a sí misma encontrando el amor. Este aspecto le cuesta horrores. Es de la clase de personas que prefieren ayudar que ser ayudadas, hasta el punto de poner en peligro su felicidad. Para mi uno de los aspectos más delicados de la película es cómo le ayuda a comprenderlo su vecino, ‘El hombre de cristal’. En el momento clave es quien la llama al teléfono para que reaccione y entienda que el amor entraña riesgos y lanzarse a la piscina. Pero antes de producirse esa llamada, su vecino ya hace unas escenas que le habla del cuadro de Renoir que pinta una vez por año. Le habla de la chica de mirada ausente que tanto le cuesta pintar. Y lo hace pensando en Amélie, para ayudarla a definirse y conocerse. Poco a poco la misma Amélie es la que le cuenta por qué esa mirada está ausente, “quizás está enamorada”, “quizás es diferente a los demás”. A lo que su vecino le contesta con consejos de aplicación directa a su vida. Esta forma indirecta y delicada de ayudarse entre seres frágiles es de una sensibilidad brutal. Ayudar no siempre es fácil porque requiere conocer al otro. Ayudarse o dejarse ayudar a veces es mucho más difícil porque hay que reconocer tus limitaciones, desnudar el alma y dejar entrar al otro a tu jardín privado.

Perseguir los sueños pero no a cualquier precio

cabina avion germanwingsLa tragedia de los Alpes ha inundado la actualidad informativa del final de marzo de este año 2015. Empezó siendo un accidente por pérdida de presión en la cabina que supuestamente habría dejado a los pilotos insconcientes, hecho por el cual el avión se habría estrellado sin control.

En pocas horas se halló la primera caja negra, que después de ser analizada a contrareloj por la fiscalía francesa, reveló dos situaciones cruciales que daban un giro en la investigación: el capitán estaba fuera de la cabina y el copiloto, Adreas Lubitz, no sólo estaba al mando del aparato, sino que “respiraba con normalidad”.

Sigue leyendo

El último aliento de Freddie Mercury

“I still love you”. Con estas cuatro palabras parece despedirse Freddie Mercury en el vídeoclip de “These are the days of our lives” con un rostro marcado por el SIDA, enfermedad que acabaría con su vida. Dio fin a su vida pero no a su espíritu que estuvo vivo mientras tuvo fuerzas para cantar, según explican sus compañeros de banda Brian May y Roger Taylor en el documental sobre Queen de Matt O’Casey. Su actividad fue tan frenética que en su última etapa gestaron dos discos “Inuendo” y “Made in Heaven”. Sigue leyendo